Miguel Moliner

   Ahora mismo podría contar hasta tres silencios presentes solo en la ignorancia de su mente.
   El primero es el que le envuelve a usted, querido lector, y que revuelve a su gusto las palabras que está digiriendo en su estómago.
   El segundo es el mío, seco y pasivo,como el de un perro que espera en la puerta del bar a que salga su dueño, aunque yo no espero a nadie -o tal vez sí- preferiría que me esperaran a mi.
   El tercero es el de este diario, pues a pesar de estar lleno de ideas, de sonidos, de vocales, de sílabas, de musicalidad, acentuación, mentiras -que mienten más de los que dicen- palabras, sonetos, personas, si te acercas, en realidad no dicen nada, chismorrean en secreto con la tinta negra de este Pilot, pero en silencio.
   Se preguntará quién es este hombre perturbado. Bueno, pus siga preguntándoselo, aunque no es sano preguntar, mucho mejor es responder. Pero eso no me toca a mi, porque tal vez usted no esté preguntando nada.
   En realidad mi intención es relatar mi vida, sin ánimo de ser leída. Relatos sobre mi y mis travesías por la vida en un barco de invisible suerte.
   También puede devolver este diario a su dueño y cerrar el silencio -o dejárselo a otros y compartir el silencio- aunque si me encuentra tal vez será peor que si exprime el diario y se lo bebe, entendiendo el término beber como acción acompañada de alcohol, que pese a lo poco poético que pinta, estamos en Febrero y el frío quema en mala compañía.

CARTA DE PRIMERA HORA DE VIDA
''Hoy -sí, hoy, como tantos otros hois-, [...] me he topado con un feo decoro entre el suelo y las paredes de la madriguera. Era una carta. Una carta que comienza así;''

ALGO PARECIDO A LO QUE HACEN LOS SUICIDAS EN LAS PELÍCULAS
 ''Hoy es la segunda vez que vuelvo a la carga. La otra vez el filo me falló, el del cuchillo quiero decir, no el de sus labios, ese siempre me corta. [...] Y eso fue lo que pensaba mientras me metían un grueso tuvo por la boca para practicarme el lavado de estómago.''

HIJOS DE LA MISMA MALDICIÓN
 ''Estar encerrado en casa nunca fue lo mio. [...] Y entonces lo vi. Pero qué le voy a hacer, yo, un simple paseante de la vida con la suerte de por medio, que solo me da eso, vida, pero nada más.''

                           

0 comentarios:

Publicar un comentario

Quédate conmigo

 

Deja huella

Atelier de Ganesh

-¿Qué coño buscas?
-Nada, porque al huir se cede la voluntad a la renuncia
Nuria

Etiquetas

A cuerpo abierto